Con sabor a poco: La reunión entre Larreta y los integrantes de La Garganta Poderosa

Luego de la muerte de la referenta de la Villa 31, Ramona Medina, el Jefe de Gobierno recibió a Nacho Levy de la organización barrial. 

Según publicaron en su propia página web, la reunión no fue del todo exitosa

Hoy pudimos mirarlos a los ojos. Y quizás haya sido lo único verdaderamente rescatable de la reunión que mantuvimos con Horacio Rodríguez Larreta y Diego Santilli, para decirles cara a cara todo eso que Ramona ya venía gritando, cuando se paseaban por los medios negando la falta de agua, con la misma impunidad que negaban la relocalización, aunque hubiera 6 personas de riesgo habitando esa misma casa. Pudimos mirarlos a los ojos, por fin, para decirles que no pudieron callarla y que no pudieron callarnos, porque por suerte hay muchos periodistas dispuestos a jugar para la verdad, aun contra los mandatos de las grandes corporaciones. Y que gracias a ellos, pero fundamentalmente gracias a ella, llegamos el lunes hasta la Quinta de Olivos para exponer todas esas verdades que quisieron silenciar, empeorando e invisibilizando la realidad, incluso en estos días de duelo, sin esbozar siquiera una llamada sentida, para darle un pésame a sus afectos.

Hoy pudimos tener esa reunión, esa reunión que solicitamos el 30 de abril, sin obtener ninguna respuesta, cuando la Villa 31 tenía recién 57 casos positivos. Ya entonces demandábamos la individualización de los grupos de riesgo, mientras denunciábamos que no tenían esos registros, porque tampoco tenían las camas que hubieran permitido aislarlos a tiempo. Bloquearon las denuncias de Ramona, antes y después de su fallecimiento, recortando su mención directa a Diego Santilli, que reapareció recién ayer, dando notas en esos mismos medios, donde ni siquiera le preguntaron por nuestra compañera. Tan burdo fue que hoy sus propios asesores le pidieron unos minutos de aire a Víctor Hugo Morales, para poder descargar ahí una suerte de balbuceo humanista, frente a los oyentes que sí habían podido escuchar la totalidad del video, como si no hubieran entendido que ya no hay margen para jugar a las escondidas, ¡que ocultar la verdad cuesta vidas!

Hoy pudimos decirles que no será tan fácil callarla, ni callarnos, ni moviendo todos los hilos de las marionetas que bailan al ritmo de la pauta oficial, ni tampoco activando esos turbios engranajes que auspician en los territorios, financiando las estructuras más vetustas de la vieja política clientelar que dicen denostar. Nunca más nos podrán prohibir en un canal de televisión. Y nunca más nos podrán enquistar en los barrios que amamos y habitamos, amedrentándonos con la demonización o esa lógica punteril que gestionan, ¡con nuestra propia plata!

Hoy pudimos decirles: «BASTA, SE ACABÓ».

¿Y para qué fuimos? Para que sepan que nunca nos rendimos, que vamos a seguir exigiendo justicia frente a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que ya no vamos a entretenernos con sus falsos intermediarios y que vamos a seguir exponiendo absolutamente todas las demandas de nuestros barrios, ¡ahora más que antes! No por casualidad, aunque la «convocatoria» estaba dirigida para uno solo de nosotros, fuimos 12 vecinos de distintas villas de Capital, acompañando a Joana y Lilian, las mejores amigas de Ramona, con muchísimo dolor y con muchísima impotencia, pero también con la certeza firme del compromiso que asumimos. Porque acá tenemos muchas compañeras gritando los mismos padecimientos que gritaba Ramona y no estamos dispuestos a llorarlas, mientras ensayan cordiales respuestas, ¡las respuestas deben llegar hoy! Y todavía no llegan, porque tanto Larreta como Santilli decidieron abandonar la reunión a la media hora, alegando una cita del «Comité de Emergencias», como si tuvieran alguna emergencia más urgente que la curva de nuestras villas. Una vez más, agradeciendo nuestra «predisposición» y nuestro «espíritu constructivo», nos dejaron a solas con la ministra María Migliore, que intentó pasarnos la misma cinta de cassete, sin dar fechas ni responsables para cada una de las necesidades inmediatas que las asambleas puntualizamos.

Y finalmente sí, nos retiramos con la misma impotencia que llegamos, cuando las compañeras de Ramona exigieron la renuncia del Secretario de Integración Urbana y Social de la Villa 31, Diego Fernández, por haber desviado los 170 millones de dólares que bajó el Banco Mundial, exclusivamente para la integración urbana del barrio. No lo decimos nosotros, lo dice un informe del propio Banco Mundial: 0% avanzaron esas obras hídricas para 46 mil personas, en los últimos 3 años. Pero ni el Jefe ni el Vicejefe de Gobierno quisieron escuchar esa parte; estaban muy apurados. Y entonces nos encomendaron a la ministra, pero no en condición de ministra, ni de responsable, sino de particular, porque la única respuesta a esa exigencia que impuso la propia familia de Ramona, fue: «Yo me llamo María Migliore, no Diego Fernández».

Por lo demás, esta terrible impotencia que sentimos como un poderoso nudo en la garganta, se la pueden imaginar. Pero por desgracia no tenemos tiempo para patalear, ni para demorarnos en los reyes de la politiquería, ni en los mecanismos de su hipocresía. Simplemente, volcamos estas líneas para dejar aquí los mismos reclamos que les dejamos ahí, para que todos los conozcan, para que los medios investiguen, para que «la gente» sepa cómo funcionan los «gestores» por atrás y para que Ramona no se calle nunca, pero nunca más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s